La ansiedad y preocupación se asocian a tres (o más) de los seis síntomas siguientes (algunos de los cuales han persistido más de 6 meses).

  1. Inquietud o impaciencia
  2. Fatiga fácil
  3. Dificultad para concentrarse o tener la mente en blanco
  4. Irritabilidad
  5. Tensión muscular
  6. Alteraciones del sueño

La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad de la persona.

TRATAMIENTO

 La terapia cognitivo-conductual constituye la base del tratamiento, aunque se integran las aportaciones de las terapias descritas en la Depresión.

Descripción:

  • Es de corta duración.
  • Es activa-directiva, el paciente va modificando conductas de manera muy gradual.
  • El terapeuta orienta, asesora y ofrece soporte emocional.
  • Se centra en el “aquí y ahora”.
  • A través del diálogo se ayuda a la persona a modificar pensamientos y conductas, provocando una reducción Importante de la ansiedad.
  • Ayuda a analizar y resolver los problemas que nos angustian.

DURACION

Se aprecia una sustancial mejoría hacia los 2-3 meses.

La terapia comienza con una frecuencia semanal. Posteriormente se disminuye progresivamente hasta llegar a una sesión quincenal, y finalmente, para prevenir recaídas y afianzar la mejoría, se realiza una sesión al mes.

TESTIMONIO

“Tuve que recurrir a ayuda psicológica justo en el momento de reincorporarme al trabajo después de un año de baja por maternidad. Sufrí un cuadro de ansiedad , me ayudó mucho la calma que me transmitió, las explicaciones teóricas y documentadas para comprender mejor lo que me pasaba, me ayudó a entender y controlar lo que me pasaba, me dijo que la situación mejoraría y, efectivamente, mejoró la seguridad en mí misma; superé la ansiedad y al cabo de un tiempo estaba de nuevo todo en orden”. Anónimo

Contacta Conmigo

11 + 14 =