Tomar benzodiacepinas más de 12 semanas, desaconsejado. Su uso prolongado aumenta el riesgo de desarrollar alzheimer, entre otros efectos secundarios, según advirtió  la Sociedad Española de neurología (SEN). Los neurólogos dan la voz de alerta tras constatar un aumento del número de casos de insomnio y que muchas personas recurren a las benzodiacepinas para paliarlo.

La vinculación entre benzodiacepinas y alzheimer la han establecido investigadores de las universidades de Burdeos y montreal tras estudiar el desarrollo de la enfermedad en una amplia muestra de personas mayores de Quebec a quienes  se habían prescrito dichos fármacos. En sus conclusiones publicadas en la revistaBritish Medical Journal, reconocen que no se ha demostrado una relación causa-efecto pero sí la sospecha de una vinculación directa “que se hace más patente en el caso de terapias más largas y con benzodiacepinas de acción prolongada”. Se indica que la ingesta de estos fármacos durante más de tres meses eleva hasta un 51% el riesgo de alzheimer.

Psiquiatras y farmacéuticos consultados coinciden en que las benzodiacepinas -y en general todos los ansiolíticos-no deberían tomarse más allá de un mes o mes y medio porque provocan problemas de tolerancia -cada vez son necesarias dosis mayores para obtener el mismo efecto- y una dependencia muy importante.